Te miro y sonrío

como si tal cosa...

pero dentro mío

me muero de miedos

y ardo en deseos

de besar tu boca.

 

Te miro y sonrío

sonrío y te miro

como si tal cosa.

Pero dentro mío

me muero de celos

entre vino y rosas.

 

Te miro y consigo

mi calma aparente,

fingir verdadera,

sonrío y te miro

te miro y sonrío,

de varias maneras,

pero dentro mío

me muero entre llamas

de amor y de pena.

 

Y sé que no tengo,

derecho siquiera,

porque él, es tu dueño...

Le adoras, le esperas.

Yo sólo soy aire,

brisa que consuela,

que pasa y se va

rozándote apenas.

 

Te miro y sonrío

como si tal cosa,

sabiendo que el beso

que aguardan mis labios,

jamás será mío,

morirá en tu boca.

 

Volver